martes, 15 de septiembre de 2015

Cuentos de Hadas Japoneses: El Cuenco Negro

Cada cultura tiene una forma especial de contarnos cuentos, pero, de todas ellas, quizá sea la japonesa la que desprenda un encanto especial.
Como si de un dulce perfume se tratara, los cuentos de hadas japoneses exhalan, con gran delicadeza, la esencia de todas las historias que se vivieron en la Tierra del Sol Naciente hace muchos años, tantos, que nadie se atrevería a jurar que fueron ciertas. Puede que estos cuentos en los que aparecen bailarinas y geishas de largas cabelleras, cortejos y amores con viejos samurais, dioses, diosas y seres sobrenaturales nos enseñen a sufrir y a amar, como humanos que somos, y acabemos sabiendo más cosas que los inmortales.

El Cuenco Negro




Hace mucho tiempo, en un lugar del país no muy lejano a Kioto, la gran ciudad alegre, vivía una pareja ciertamente honesta. Su cabaña estaba situada en un paraje solitario, cerca de un frondoso bosque de pinos. La gente decía que el bosque estaba encantado; contaban que se hallaba lleno de astutos zorros. Corrían historias de que, bajo el musgo que cubría la tierra, habitaban los elfos, y que los narigudos Tengu tomaban el té tres veces al mes en medio de la espesura.  Incluso se decía que las hijas de las hadas jugaban al escondite cada mañana, antes del alba. Además de todo esto, la gente no se mordía la lengua y decía que la honesta pareja era un tanto misteriosa, que la mujer era adivina y el hombre, un brujo. Pero no era menos cierto que la pareja no hizo nunca daño a nadie, que vivían muy humildemente y que tenían una bella hija. La pequeña era linda y hermosa como una princesa; una chiquilla de maneras educadas que trabajaba tan duro como un muchacho que recolectara arroz. De puertas adentro, estaba hecha toda una ama de casa, pues lavaba, cocinaba e iba a buscar agua. Iba siempre descalza y llevaba un vestido gris que había tejido su madre. Era morena y delgada; una doncella, en fin, dulce y humilde, que dormía sobre un lecho de musgo, muchas veces sin haber podido cenar.
Todavía era muy joven cuando su padre murió y su madre enfermó de gravedad. La mujer se pasaba el día sentada en una esquina de la cabaña, esperando su final; su hija la acompañaba, llorando lágrimas de amargura.
─Hija ─dijo un día la madre─, ¿sabes que eres tan hermosa como una princesa?
─¿Lo soy? ─preguntó la doncella, y siguió llorando.
─¿Sabes que tus modales con exquisitos? ─insistió la madre.
─¿Lo son? ─volvió a preguntar la doncella, y siguió llorando.
─Mi niña ─dijo la madre─, por favor, detén tu llanto un instante y escúchame.
La pequeña doncella dejó de llorar y cercó su cabeza a la de su madre, que se hallaba recostada sobre una almohada.
─Escucha ─le susurró su madre─ y recuerda siempre lo que voy a decirte. Es una gran desgracia, para una chica, se pobre y bonita a la vez. Si una muchacha es hermosa, inocente y además está sola, sólo los dioses podrán ayudarla. Sin duda, ellos te ayudarán, mi pequeña, pero yo he pensado en algo más. Ve a buscar el gran cuenco negro de arroz que hay en la estantería.
La chica fue a buscarlo.
─Mira: cubro tu cabeza con él para que toda tu belleza quede oculta.
─¡Oh, madre! ─se lamentó la muchacha─, ¡pesa mucho!
─Te salvará de aquello que es aún una carga más pesada ─explicó la madre─. Si me quieres, prométeme que no te lo quitarás hasta que llegue el momento.
─¡Lo prometo! ¡Lo prometo! Pero, ¿cómo sabré cuándo llega ese momento?
─Simplemente lo sabrás… Y ahora, ayúdame a salir fuera, pues va a despuntar el aula y me gustaría ver de nuevo a las hijas de las hadas corriendo por el bosque.
La muchacha, que llevaba el cuenco negro sobre sus hombros, cubriéndole la cabeza, alzó en brazos a su madre y la llevó a un lugar cerca de los grandes árboles. Allí estaban las hijas de las hadas correteando por entre los árboles, jugando al escondite. Las pequeñas criaturas, cuyas ropas flotaban al viento, reían al perseguirse. La madre sonrió al verlas; antes de las siete de la mañana expiró dulcemente, con una sonrisa en el rostro.
Pasaron los días y la provisión de arroz se agotó; la muchacha del cuenco negro supo que debía partir para encontrar más comida, pues de lo contrario moriría de hambre. Se ocupó primero de la tumba de sus padres: vertió agua para los muertos, como es tradición, y recitó muchos textos sagrados. Entonces, la valiente muchacha se calzó las sandalias, se arremangó sus saldas grises mostrando unas enaguas de color rosa, envolvió a los dioses del hogar en un pañuelo azul y partió sola a buscar fortuna.
A pesar de la esbeltez se su figura y de sus preciosos pies, la verdad es que ofrecía un aspecto extraño: el gran cuenco cubría su cabeza y sumía su rostro en las sombras. Al pasar por un pequeño pueblo, dos mujeres que lavaban la ropa en el arroyo se la quedaron mirando y empezaron a reír.
─¡Es un duende! ─exclamó una.
─¡Fuera de aquí! ─gritó la otra─. ¡Vete, desvergonzada, vete con tu falsa modestia! Pasearte por ahí con ese cuenco en la cabeza es como ir buscando que los hombres se fijen en una y digan: «veamos qué hay escondido bajo ese cuenco››. ¡Cuánta indecencia!
La pobre muchacha continuó su camino. En algunos pueblos, los niños le tiraban piedras y bolas de barro sólo para divertirse; en otros, los patanes la zarandeaban bruscamente, le agarraban el vestido y se burlaban de ella; algunos, incluso, intentaron quitarle el cuenco por la fuerza, pero sólo lo probaron una vez, pues el contacto con el cuenco les produjo un escozor, peor que el de una ortiga, que los obligó a alejarse, gritando y rascándose con desesperación.
La doncella iba en busca de fortuna, pero las cosas se le estaban poniendo muy difíciles. Podía pedir trabajo, pero ¿cómo conseguirlo? Nadie estaba dispuesto a dar empleo a una chica que llevaba un cuenco negro sobre la cabeza.
Al fin un día, agotada, se sentó sobre una piedra y rompió a llorar como si su corazón fuera  partirse en dos. Las lágrimas resbalaban por sus mejillas y por su barbilla; parecía que fuera el cuenco el que llorara.
En aquellos momentos, llegó por el camino un trovador, con su biwa colgada a la espalda. Era un joven despierto y pronto se percató de las lágrimas que cubrían la blanca barbilla de la doncella: eso era todo lo que podía ver de su rostro.
─¡Oh, chica del cuenco en la cabeza! ─exclamó─, ¿por qué lloras sentada junto al camino?
─Lloro ─respondió ella─, porque el mundo es muy cruel. Estoy hambrienta y cansada… y nadie me ofrece trabajo ni me da dinero.
─Eso es injusto ─dijo el trovador, pues su corazón era bondadoso─. Lamentablemente, yo no tengo ni una moneda, pues si no te la daría. Lo siento mucho: lo único que puedo hacer por ti es cantarte una canción.
Diciendo esto, cogió su biwa, rasgó las cuerdas con sus dedos y empezó a tocar.
«Para las lágrimas de tu blanca barbilla››, dijo, y cantó:

«El cerezo blanco florece junto al camino,
¡qué negra es la sombra de la nube!
El cerezo blanco se marchita junto al camino:
recelad de la negra sombra de la nube,
escuchad, escuchad cómo cae la lluvia,
cómo cae desde la negra nube,
Oh, cerezo silvestre, sus dulces flores
se echan a perder;
marchitas están sus flores, tristes, en sus ramas.››

─Mi Señor, no entiendo vuestra canción ─dijo la chica del cuenco en la cabeza.
─Pues, sinceramente, creo que está muy claro ─afirmó el trovador, mientras se ponía en marcha. El joven, pues, siguió su caminando hasta llegar a la casa de un rico granjero. Entró y se presentó; las gentes que allí vivían le pidieron que cantara ante el amo de la casa.
─Con muchísimo gusto ─dijo el trovador─. Os cantaré una nueva pieza que acabo de componer.
Y de este modo, entonó la canción del cerezo silvestre y la gran nube negra.
Cuando hubo acabado, el amo de la casa le pidió:
─Dinos cómo se debe interpretar lo que has cantado.
─Con mucho gusto ─dijo el trovador─. El cerezo silvestre es el rostro de una joven que vi sentada junto al camino. Llevaba un cuenco negro de madera sobre su cabeza, que en mi canción es la gran nube negra. Y bajo esa nube vi caer sus lágrimas, grandes gotas que mojaban su barbilla, como si fueran lluvia. Ella me dijo que lloraba de hambre, pues nadie le ofrecía trabajo ni le daba dinero.
─La verdad es que me gustaría poder ayudar a la pobre muchacha del cuenco en la cabeza ─dijo el amo de la casa.
─Si realmente queréis ayudarla, podéis hacerlo ─dijo el trovador─. Está sentada muy cerca de aquí, a un tiro de piedra.
Así que salieron los criados y trajeron a la muchacha.
En un abrir y cerrar de ojos, la doncella fue empleada para trabajar en los campos del rico granjero. Trabajaba de sol a sol en los campos de arroz, con las faldas arremangadas, blandiendo la hoz mientras el sol caía a plomo sobre el cuenco en su cabeza; pero tenía comida y un lugar en el que poder descansar por la noche y con eso se sentía satisfecha.
Cayó en gracia a los ojos de su amo y éste la mantuvo en los campos hasta que toda la cosecha estuvo recogida. Entonces la llevó a su casa, donde había mucho trabajo que hacer, pues su esposa era una mujer débil y enfermiza. Desde aquel momento, la doncella fue feliz como un pájaro: se ocupaba de sus labores mientras cantaba. Cada noche, antes de acostase, daba gracias a los dioses por su buena fortuna. El cuenco negro seguía sobre su cabeza.
Cuando llegó el Año Nuevo, la mujer del granjero, muy excitada, le ordenó:
─¡Deprisa, deprisa! ¡Friega, cocina, cose, vamos, manos a la obra! La casa debe estar más limpia y bonita que nunca!
 ─Tenedlo por seguro, lo haré con todo mi corazón ─dijo la muchacha, mientras se ponía a trabajar─; pero, decidme, señora, si se me permite la pregunta… ¿acaso vamos a ofrecer una fiesta?
─Desde luego, daremos no una fiesta, sino muchas ─contestó la mujer del granjero─. Mi hijo, el que vive en la gran ciudad de Kioto, viene a visitarnos.
Este hijo que vivía en la ciudad era joven y apuesto. Todos los vecinos fueron invitados a la fiesta y hubo mucha alegría. Comieron y bailaron, cantaron y bromearon. Se sirvieron muchos cuencos de arroz rojo y muchas copas de sake. Durante todos los festejos, la muchacha del cuenco en la cabeza se ocupaba discretamente de sus labores en la cocina, lejos de todo el jolgorio.
Un día, los invitados pidieron más vino, pero éste se había terminado. Así que el hijo de la casa cogió la botella de sake y se dirigió a la cocina. Allí vio a la doncella, sentada sobre un montón de leña, que avivaba el fuego con un abanico de bambú.
─Por mi vida que debo ver aquello que se oculta bajo ese cuenco negro ─se dijo el apuesto joven. Y ello se convirtió en su obsesión diaria: espiaba a la chica siempre que podía, que no era mucho, pero sí lo suficiente como para que se olvidara por completo de Kioto, pues se quedó en casa con la intención de cortejar a la muchacha.
Su padre se rió del asunto y su madre se inquietó; los vecinos se echaron las manos a la cabeza, pero no sirvió de nada.
─¡Oh preciosa, preciosa dama del cuenco negro! Ella, y no otra, debe ser mi esposa. ¡Debo tenerla y la tendré! ─se repetía a todas horas el impetuoso joven. Tan convencido estaba de sus propósitos que, al cabo de pocos días fijó la fecha de la boda.
Cuando llegó el día, las jóvenes doncellas del pueblo acudieron a engalanar a la novia. La vistieron con una bella y lujosa túnica de brocado blanco y un hakama de seda escarlata; sobre los hombros le echaron un manto azul, púrpura y oro. Entre ellas charlaban y cuchicheaban, pero la novia no dijo ni una palabra. Estaba triste porque no tenía nada que ofrecer a su novio y también por la decepción de los padres del muchacho ante la elección de su hijo: una muchacha que era casi una pordiosera. No decía nada, pero las lágrimas brillaban sobre su blanca barbilla.
─¡Ahora, fuera ese horrible cuenco! ─exclamaron las doncellas─; a llegado la hora de peinar a la doncella y de atar su pelo con doradas horquillas.
Así que cogieron el cuenco con sus manos para levantarlo, pero no pudieron ni tan siquiera moverlo.
 ─Probemos de nuevo ─dijeron, y tiraron de él con todas sus fuerzas. Pero no se movió.
─¡Está embrujado! Intentémoslo por tercera vez.
Volvieron a probarlo y el cuenco no se movió ni un ápice, pero de su interior salieron gritos y lamentos:
─¡Ah, parad, parad por favor! ─se quejó la pobre novia─, ¡me vais a arrancar la cabeza!
Así que las doncellas se vieron obligadas a llevarla a presencia del novio tal como estaba.
─Amor mío, yo no temo al cuenco de madera ─dijo el joven.
Trajeron una jarra de plata y sirvieron el sake. De la misma copa plateada bebieron el místico «Tres Veces Tres›› que los convertía en marido y mujer.
En aquel instante, el cuenco reventó en mil pedazos que se estrellaron contra el suelo, causando un fuerte estrépito. Junto con el cuenco, cayó una lluvia de oro y plata, perlas, rubíes y esmeraldas; joyas de valor incalculable. Todos los presentes se quedaron boquiabiertos mientras contemplaban aquella dote digna de una princesa.
Pero el novio no prestó atención al prodigio: mirando a la muchacha directamente a los ojos, le dijo: «Amor mío, ninguna joya en el mundo brilla como tus ojos››.

 Fin     

Cuento extraído del libro "Cuentos de Hadas Japoneses",
 Colección Magoria, 1999,  por Ediciones Obelisco


¿Es un cuento muy romántico, verdad? Bueno, como sabrán por estas alturas, MEGA ha borrado las cuentas que me había donado un visitante del blog y con ellos varios links de varios doramas cayeron. Ahora estoy en la pesada y tediosa tarea de resubir todo otra vez acortando aún más mi poquísimo tiempo libre... Espero que me banquen y sean pacientes hasta que todo esté resuelto :)

¡Nos leemos en la próxima entrada! 
¡Gracias por visitar mi blog!
¡Cuídense!
Sayounara Bye Bye!

2 comentarios :

Deja tu comentario, siempre con respeto, si no lo haces, lo eliminaré.
Antes de preguntar sobre algo, busca primero la respuesta en los comentarios anteriores, tal vez ahí esté tu respuesta ^_^

Si quieres insertar una imagen usa este código:
[img]URL de la imagen[/img]

Si quieres insertar un video de YouTube o Vimeo usa este código:
[video]URL del video[/video]

No incluyas material para adultos, ni vulgar u ofensivo; tampoco contenido con odio, racismo o discriminación, de lo contrario tu comentario será eliminado.

:) :-) :)) =)) :( :-( :(( :d :-d @-) :p :o :>) (o) [-( :-? (p) :-s (m) 8-) :-t :-b b-( :-# =p~ :-$ (b) (f) x-) (k) (h) (c) cheer
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...